Tarta mousse de fresas

Actualizado: 15 jul 2020

Esta tarta sin horno es muy sencilla de preparar y queda muy fresquita para el verano. Las fresas pueden ser frescas o congeladas y también podríamos cambiar la fruta por frambuesas, arandános o una mezcla de frutos rojos, poniendo siempre el mismo peso de fruta que se indica en la receta. Es importante respetar el tiempo de reposo en nevera para que la trata cuaje bien y no se os desmorone al desmoldar.



Ingredientes


Molde redondo desmontable de 20 cm de diámetro

Para la mousse de fresas:

400 grs fresas frescas o congeladas

260 grs azúcar

500 ml de nata para montar muy fría

40 ml de leche

7 hojas de gelatina neutra

Para los bizcochos:

12 bizcochos de soletilla

100 ml de leche

Para decorar:

150 ml de nata para montar muy fría

40 grs azúcar

Fruta fresca, fresas, frambuesas, arándanos...


Pasos

  1. Primero vamos a preparar una mermelada de fresas que podemos hacer con anterioridad para que esté fría en el momento de incluirla en la receta. Lavamos, secamos y troceamos las fresas. Las introducimos en un cazo y agregamos 200 gr de azúcar y las ponemos a cocer a fuego medio-bajo. Aplastamos un poquito las fresas para que suelten sus jugos, a medida que se van cocinando. Cuando comience a hervir, bajamos el fuego y dejamos cocer durante 30 minutos aproximadamente, removiendo de vez en cuando. Reservar. Una vez fría guardar en la nevera.

  2. En un bol con agua fría ponemos a hidratar las hojas de gelatina durante 10 minutos. Calentamos la leche en el microondas y disolvemos las hojas de gelatina bien escurridas. Antes de que se enfríe, echamos en el vaso una cucharada de mermelada de fresas y mezclamos para atemperar. Vertemos esta mezcla dentro del bol de la mermelada de fresas y mezclamos hasta integrar bien. Reservamos.

  3. En un bol a parte montamos con las varillas eléctricas la nata. Cuando empiece a espesar añadimos el resto de azúcar (60 gr). Cuando la nata haga surcos amarillentos estará lista. Vamos añadiendo poco a poco la nata a la mermelada de fresas y mezclamos suavemente con una espátula hasta integrar. Reservamos en la nevera.

  4. Ponemos los bizcohos de soletilla en una fuente y los bañamos con la leche.

  5. Los vamos colocando en la base del molde con la parte curva hacia arriba. Vertemos la mitad de la mousse de fresa. Alisamos un poco la superficie con la espátula.

  6. Colocamos encima otra capa de bizcochos presionando suavemente sobre el relleno.

  7. Para terminar echamos encima el resto de mousse de fresas y alisamos con una espátula. Tapamos el molde con film transparente y lo metemos en la nevera durante 6 horas mínimo para que cuaje, mejor si lo dejamos toda la noche.

  8. En el momento de servir, decoraremos la parte de arriba con nata montada usando una manga pastelera y una boquilla y colocando y decorando con fruta fresca.


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Cheesecake