Pasta de pistacho

La pasta de pistacho te servirá para dar sabor tus postres como mousses, cremas, bizcochos o galletas. La puedes comprar ya preparada, pero es muy fácil hacerlo en casa.


Ingredientes

200 gr pistachos crudos y sin sal

20 gr aceite de girasol

Agua


Pasos

  1. Si los pistachos vienen con cáscara lo primero que debes hacer es retirarla. Después ponlos en un recipiente y cúbrelos con abundante agua a temperatura ambiente.

  2. Déjalos en remojo unas dos horas. De esta manera la piel se despegará y será muy fácil retirarla. Al retirar la piel conseguirás que tu pasta quede de un bonito color verde. De lo contrario será más bien marrón, no siendo tan atractiva a la vista.

  3. Pasado el tiempo escurre los pistachos, y retira todas la pieles. Después ponlos sobre un paño bien limpio y seco y extiéndelos bien. Cubre con otro paño y sécalos concienzudamente. Es importante que queden bien secos para que luego se conserve mejor la pasta.

  4. Pasa los pistachos ya secos a un procesador o picadora y pícalos finamente. Cuando veas que están picados, añade el aceite y continúa procesando hasta que los pistachos suelten su propia grasa y se forme una pasta o crema. Con esta cantidad de aceite te quedará una textura de pasta. Si la quieres más parecida a una crema, añade un poco más de aceite y sigue triturando.

  5. Una vez lista pásala a un tarro de cristal hermético y conserva en la nevera como máximo tres semanas.

42 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo