Panecillos tiernos

Recetas de panecillos hay muchas, con distintas variaciones en los ingredientes que los hacen únicos. A mi me fascinan este tipo de masas, así que hoy os traigo una receta más. Cuanta más variedad mejor, pienso yo... así si nos falta algún ingrediente en una receta, tal vez podamos hacer otra, teniendo de igual manera unos tiernos y deliciosos panecillos ideales para tomar con dulce o salado, en el desayuno o en la merienda. Fíjate en la miga.... son una pasada!


Ingredientes 16 uds


500 gr harina de trigo común

25 gr levadura fresca o bien 7 gr de la seca de panadero

2 huevos

150 gr leche

100 gr nata (min. 35% materia grasa)

50 gr azúcar, o bien, 25 gr azúcar + 19 gr azúcar invertido

8 gr sal

2 cucharadas leche para pincelar los bollos


Pasos


1- En primer lugar vamos a forrar un molde con papel de hornear y así ya lo tendremos listo para más tarde. Debes saber que para esta cantidad de bollos vas a necesitar o bien un molde redondo de unos 24 cm de diámetro, o uno cuadrado de unos 25x25 cm, o uno rectangular de 20x30 cm aproximadamente.

2- Yo he preparado la masa con Thermomix, ya sabéis que esto lo podéis adaptar a cualquier otro robot de este tipo, o bien hacer la masa en panificadora o amasadora. Y por supuesto también a mano.

3- En primer lugar vamos a poner la leche, la nata, el azúcar (si pones azúcar invertido también) y la levadura desmenuzada. Programar 2 min/37ºC/vel 2.

4- Seguidamente incorporar la harina, los huevos y la sal y ponemos el programa de amasar por 3 minutos, en el caso de Thermomix. Si utilizas panificadora o amasadora, poner todos los ingredientes del paso 3 y 4 y amasar unos 15 minutos. En este caso, es conveniente que la leche y la nata estén templadas unos segundos al microondas.

5- Dejamos la masa en la jarra de nuestro robot, sea cual sea el que estés utilizando y la dejamos reposar hasta que doble el volumen. Una vez haya doblado el volumen desgasificamos la masa, amasando nuevamente, durante un minuto aproximadamente.

6- Enharinar la encimera y volcar la masa. Hacer 16 porciones más o menos del mismo peso.

7- Hacemos bolitas con todas las porciones. y las colocamos en el molde que teníamos preparado. El espacio que quede entre ellas desaparecerá con el último levado y tras el horneado. Tapamos con un trozo de film (untarlo con un poco de aceite para que no se pegue a los bollitos). Dejamos reposar dentro del horno apagado 30-40 minutos.


8- Un rato antes de hornear, sacamos el molde del horno y ponemos a precalentar el horno a 180ºC con calor de arriba y abajo. Pincelar la superficie de los bollitos con leche y con cuidado de no deshincharlos.

9- Una vez caliente el horno introducimos el molde. Yo lo suelo poner en el primer nivel de altura empezando por abajo. Horneamos 20-25 minutos o hasta que tengan el color dorado que más te guste.

10- Sacamos los bollitos y dejamos enfriar sobre una rejilla antes de tomarlos.


Para conservarlos puedes guardarlos, una vez fríos, en una bolsa de plástico bien cerrada o un recipiente hermético. Te durarán tiernos un par de días, ya que la bollería casera no lleva conservantes artificiales. Mi consejo es que si crees que no los vas a consumir antes, una vez fríos, los metas en una bolsita de plástico bien cerrada y los congeles. Cuando quieras uno, sólo tienes que sacarlo del congelador media hora antes o bien introducirlo directamente al microondas 15 segundos y listo!


38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo