Panecillos de leche

Estos bollitos de leche son una auténtica locura. Nada que ver con los que venden en el súper. Ideales para desayunos o meriendas, rellenos de dulce o salado. De cualquier manera son un tierno bocado irresistible.



Ingredientes 16 uds aprox


500 gr harina de fuerza

250 ml leche

50 gr mantequilla a temperatura ambiente

1 huevo

20 gr miel

30-40 gr azúcar

8 gr sal

20 gr leche en polvo (opcional)

25 gr levadura fresca o un sobre de 7 gr de la seca de panadería

1 huevo para pintar los panecillos


Pasos

  1. En primer lugar templamos la leche unos segundos en el microondas y desmenuzamos la levadura junto con par de cucharadas del azúcar total de la receta. Diluimos bien y dejamos reposar para que se active la levadura. Mientras pesamos el resto de ingredientes.

  2. Pasados unos 10-15 minutos la leche se habrá llenado de burbujas. Vertemos la mezcla en el cubo de la panificadora, añadimos un huevo batido, el resto de azúcar, miel, leche en polvo, harina tamizada y la sal. Nos dejamos la mantequilla para más adelante.

  3. Ponemos en marcha la panificadora con la función de amasar únicamente. En la mía el programa dura 15 minutos. Cuando queden 5 minutos para acabar añadimos la mantequilla en trocitos y dejamos que acabe el programa de amasado. Yo lo vuelvo a poner y amaso otros 5-10 minutos más. De manera que el total del tiempo de amasado sea de 20-25 minutos. Así nos quedará una masa muy elástica.

  4. Sacamos la masa de la panificadora y hacemos una bola con ella. La dejamos reposar 10 minutos para que se relaje.

  5. Ahora iremos haciendo porciones de pasa de unos 70-80 gr cada una y formaremos bolitas con ellas que iremos dejando reposar mientras vamos haciendo el resto.

  6. Una vez formadas iremos cogiendo las primeras que formamos y las estiramos con un rodillo formando un óvalo. Lo enrollamos sobre sí mismo para formar los bollos. Los pasamos a una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Dejar espacio entre ellos, ya que aumentan de tamaño con el levado y luego con el horneado.

  7. Con una cuchilla o cuchillo bien afilado haremos unos cortes transversales en la parte de arriba y los pintaremos con huevo batido.

  8. Los dejamos reposar en un lugar alejado de corrientes. Aproximadamente 40-45 minutos. Yo los suelo poner dentro del horno apagado.

  9. Pasado el tiempo los volveremos a pintar con huevo batido. La doble capa de barniz les va dar ese brillo y dorado tan bonito.

  10. Precalentar el horno a 220 grados, calor de arriba y abajo. Una vez alcance la temperatura, la bajamos a 200 e introducimos los bollos. En cuestión de 12-15 minutos estarán doraditos.

  11. Dejaremos enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan y listo! Si podéis esperar a que se enfríen ya los podéis disfrutar.

  12. Mi consejo es que si no los gastais en el día, una vez fríos los congeleis en bolsitas de plástico. Al descongelarlos estarán cómo recién hechos y siempre los podéis tener a mano.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo