Mousse de chocolate blanco con interior de mango y frambuesas y glaseado espejo

Vamos a preparar esta preciosa y deliciosa tarta que no necesita horno, pasito a pasito y disfrutando, sin prisas y sin agobios. Verás que fácil es. He preparado el centro con una mermelada de mango casera, pero puedes utilizar una de supermercado y además del sabor que más te guste. Al igual que también puedes cambiar la fruta y en lugar de poner frambuesas poner otra fruta que tengas, o simplemente omitirla. Combina los sabores a tu antojo y crea tu propia tarta.


Ingredientes 10-12 raciones

Para la base de galleta:

250 gr galletas tipo María (o las que te gusten)

120 gr mantequilla sin sal

Para la mousse de chocolate blanco:

250 gr chocolate blanco

400 ml nata para montar muy fría (min. 35% materia grasa)

7 gr (2 cucharaditas) gelatina neutra en polvo

40 ml (3 cucharadas) agua fría

Para el relleno de mango y frambuesas:

7 gr (2 cucharaditas) gelatina neutra en polvo

30 ml agua fría

300 gr mermelada de mango (Ver receta)

12 frambuesas naturales

Para el glaseado espejo:

120 ml agua

150 gr azúcar blanco

100 ml leche condensada

150 gr chocolate blanco

10 gr (1 cucharada sopera) gelatina neutra en polvo

Colorantes alimentarios



Pasos

1- Empezamos preparando el relleno de mango y frambuesas. Para ello necesitamos un molde de unos 16 cm de diámetro. Yo no tenía, así que utilicé un aro extensible y lo forré por la base y las paredes (por la parte de fuera) para poder rellenar sin que se me escapara hacia afuera.


2- Hidrata la gelatina. Pon en un pequeño recipiente con el agua. Mezcla y deja en reposo unos 5-10 minutos hasta que se endurezca y adquiera un aspecto como de esponja. Llegado a este punto, caliéntala en el microondas 15 segundos para que se vuelva líquida.


3- Pon en un bol la mermelada y vierte la gelatina. Remueve hasta integrar completamente. Vierte esta mezcla en el aro o molde de 16 cm de diámetro y reparte encima las frambuesas, haciendo un poco de presión para que se queden enganchadas. Lleva al congelador al menos 2 horas.


4- Para preparar la mousse, primero forra un molde de unos 18-20cm de diámetro. El mío era desmontable, de los que uso para hornear bizcochos. Lo forré por la base con papel de hornear y luego utilicé una tira de acetato para forrar las paredes, pero se puede hacer perfectamente también con papel de hornear.

5- Hidrata la gelatina como en le paso 2 y una vez endurecida, calienta 15 segundos para volverla líquida. Reserva.


6- Pon en un bol el chocolate blanco picado en trocitos pequeños. Añade 100 ml de la nata y lleva al microondas. Calienta en tandas de 30 segundos, removiendo entre tanda y tanda, hasta que esté bien derretido.


7- En otro bol monta el resto de la nata hasta que forme picos suaves.

8- Vierte la gelatina líquida en el bol del chocolate blanco derretido. Mezcla con una espátula hasta integrar por completo. Ahora añade dos cucharadas de la nata montada y mezcla. Incorpora toda esta mezcla al bol de la nata monta e integra con una espátula con movimientos suaves y envolventes.


9- Vierte la mitad de la mousse en el molde forrado. Saca el relleno de mango y frambuesas del congelador y ponlo sobre la mousse de manera que quede centrado. Cubre con el resto de mousse y alisa la superficie. Lleva al congelador al menos 6 horas o de un día para otro.


10- Prepara la base de galletas. Para ello, tritura las galletas con una picadora o robot o bien ponlas en una bolsa con cierre de zip y golpéalas hasta triturarlas. Pásalas a un bol. Derrite la mantequilla unos segundos al microondas y viértela sobre las galletas trituradas. Mezcla bien.

11- Forra un molde de unos 22 cm de diámetro y vierte dentro las galletas. Repártelas uniformemente por toda la base y presiona con la base de un vaso para que quede una base de galletas compacta. Llévala 15 minutos al congelados o bien 1 hora a la nevera.

12- Aquí te dejo como preparar el glaseado. Puedes hacerlo de un sólo color o de varios a la vez para conseguir un efecto marmolado. (Ver receta)

13- Desmolda la base de galletas y colócala en el plato o fuente donde vayas a presentar la tarta. Así ya la tienes lista para colocar la base en cuanto la hayas bañado con el glaseado.

14- Una vez hayas cubierto la tarta con el glaseado espejo. Pásala a la base de galletas con mucho cuidado para no estropear el glaseado. Aunque siempre podrás rematar los bordes de la base pegando por ejemplo, almendras picadas, o Sprinkles, o coco rallado, o virutas de chocolate. Decora la superficie con lo que te guste.

15- Deja la tarta en la nevera al menos dos horas para que se descongele antes de tomarla.


Recetas enlazadas Mermelada de mango Glaseado espejo para tartas

112 visualizaciones10 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Cheesecake