Merenguitos

Hoy os quiero contar mi experiencia haciendo estas típicas golosinas que me han traído de cabeza durante varias semanas y como el que la sigue la consigue y no hay mejor aliado que la perseverancia para conseguir lo que uno quiere, pues yo conseguí mi premio que era el que mis merenguitos, además de ricos, fueran visualmente bonitos, con un color suave y delicado y sin grietas. Parece una tontería, pero he ido consiguiendo resultados por etapas. Los primeros estaban buenos, pero se agrietaban, y además perdían el dibujo que hacía la boquilla. A pesar de todo quedé contenta porque mantuvieron el color intacto (esto ya era un primer logro)... Pasó el segundo intento sin pena ni gloria. En el tercero conseguí saber cual era la temperatura perfecta en mi horno para que no se agrietaran, pero los merenguitos no quedaban bonitos porque el dibujo desaparecía a los pocos minutos de estar en la bandeja del horno. Y por fin, tras 5 intentos fallidos logré lo que buscaba.... unos merenguitos crujientes, con un bonito color, sin grietas y con los surcos bien marcados. Hoy os cuento como lo he logrado yo por si os apetece algún día aprovechar claras y prepararlos. Dicho todo esto, quizás te pongas a hacerlos y no te queden igual que a mi a la primera, tal vez la temperatura de tu horno deba ser algo diferente... prueba y experimenta hasta lograrlo. Aunque tal vez a ti te salga bien la primera vez que los hagas...Lo importante es que te diviertas, yo lo hice! Y me sentí como si hubiera ganado un premio o algo parecido cuando por fin salieron del horno mis primeros merenguitos bonitos. La receta que definitivamente me ha funcionado mejor ha sido la de Estrella, de Horneando Deseos. Su receta y consejos me han sido de gran ayuda y por eso los comparto hoy con vosotros.

Ingredientes


100 gr claras de huevo

100 gr azúcar blanco

100 gr azúcar glas

1/2 cucharadita cremor tártaro

1 pizca sal

Colorante en gel (opcional)

Esencias de distintos sabores (opcional)


Pasos


1- He intentado hacer los merenguitos con varilla eléctrica de mano y he de decir que el mejor resultado lo he conseguido con la batidora de pie. Así que si la tienes te recomiendo que la uses.

2- Pon en el bol las claras, deben estar a temperatura ambiente. Pesa las claras ya que el mismo peso que tengan será el que tendrás que poner en la receta tanto de azúcar, como de azúcar glas. Esta proporción es importante y muy fácil de recordar.

3- Añade al bol de las claras la pizca de sal y el cremor tártaro. Pon a batir a velocidad alta. Cuando empiece a montar ve añadiendo el azúcar hasta acabarla. Sigue batiendo hasta que el merengue esté bien firme y brillante, unos 8-10 minutos.

4- Incorpora el azúcar glas, mezcla un poco con la espátula y vuelve a poner en marcha la batidora. Una vez todo bien integrado y que tu merengue esté firme ya puedes teñirlo con un poco de colorante en gel si te apetece. Utiliza muy poca cantidad, quedarán en tonos pastel, porque si utilizas mucho, esto puede dañar la textura del merengue y que no consigas un resultado adecuado. Pon también alguna gotita de esencia concentrada, por ejemplo de limón o coco... esto es también opcional.


5- Precalienta el horno a 80ºC calor arriba y abajo, sin aire. Esta es mi temperatura del horno perfecta. Muchas recetas indican una temperatura entre 80-100ºC. Yo te recomiendo que utilices la mínima, así evitaras que los merenguitos cojan color tostado. Los merenguitos no se hornean, se secan en el horno. Por eso la temperatura debe ser tan baja.

6- Forra con papel vegetal una o dos bandejas de horno. Yo con esta cantidad lleno dos bandejas que las puedo hacer a la vez. Rellena una o varias mangas pasteleras, según los colores o boquillas que quieras utilizar y ve formando los merenguitos a tu gusto... imaginación al poder... es cuestión de ir practicando...No hace falta que dejes mucha distancia entre ellos, ya que no van a crecer mientras estén en el horno. Puedes espolvorear con sprinkles para darles un toque más festivo.

7- Coloca las bandejas en el horno y deja que se hagan durante 2-3 horas.... sí, es muchísimo tiempo... pero tú puedes seguir con tu vida mientras ellos se van secando.... la temperatura es mínima y necesitan mucho tiempo para que no queden húmedos por dentro.

8- Pasado el tiempo saca del horno y deja enfriar por completo. Guarda los merenguitos en un recipiente hermético, te durarán hasta tres meses. Utilízalos para decorar tartas, postres, cupcakes.... para regalar en bolsitas... puedes hacer piruletas también.

44 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Cheesecake