Medias noches

Deliciosas y tiernas medias noches para comer en cualquier momento del día. Admiten todo tipo de rellenos, tanto dulces como salados. Tendrás un desayuno o merienda irresistible.



Ingredientes 18 uds


500 gr harina de fuerza

250 gr leche

25 gr levadura fresca o un sobre de levadura seca de panadería

110 gr azúcar

6 gr sal

2 huevos

2 yemas

85 gr mantequilla a temperatura ambiente


Pasos

  1. En primer lugar vamos a poner la leche en un cazo y llevamos a ebullición. cuando rompa a hervir la cocemos durante un minuto y apartamos de fuego y reservamos hasta que esté templada.

  2. En un bol o jarra ponemos 220 gr de la leche hervida y templada y añadimos la levadura desmenuzada y 25 gr de azúcar. Removemos bien hasta que todo esté disuelto y reservamos 30 minutos.

  3. En un bol tamizamos la harina, añadimos la sal y removemos.

  4. Por otro lado incorporamos a la solución de la levadura los huevos y las yemas y el resto de azúcar y removemos bien. Esta mezcla la añadimos al bol donde tenemos la harina.

  5. Mezclamos bien y amasamos, a mano o con robot 15-20 minutos.

  6. Pasado este tiempo incorporamos la mantequilla y amasamos otros 10 minutos, o hasta que veamos que la masa se vuelve elástica.

  7. Hacemos una bola con ella y dejamos reposar en un bol tapado con film hasta que duplique su tamaño.

  8. Amasaremos un minuto para deshinchar la masa y volvemos a a hacer una bola y reposar nuevamente hasta doblar el volumen.

  9. Deshinchamos de nuevo amasando un minuto. Pesamos nuestra masa y hacemos 18 porciones del mismo peso.

  10. Hacemos bolitas con las porciones y las pasamos a una o dos bandejas de horno forradas con papel vegetal. Dejaremos espacio entre ellas, para que no sé pequen al aumentar de tamaño.

  11. Tapamos con film y dejamos reposar hasta doblar volumen, entre 45-60 minutos.

  12. Un rato antes de empezar a hornear, precalentamos el horno a 190 grados, con calor de arriba y abajo.

  13. Antes de introducir al horno pintaremos nuestros bollitos con las claras que nos han sobrado.

  14. Hornearemos 15-20 minutos, o hasta que veamos que se han dorado.

  15. Enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan.

  16. Una vez fríos, guardar en bolsas o recipiente hermético, o mi opción favorita, congelarlos y siempre estarán disponibles y perfectos cuando los queráis disfrutar.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo