Costillas de cerdo confitadas con salsa Teriyaki

Hoy os traigo esta receta fantástica. Mi querida Martha me la pasó hace un tiempo tras haberla probado y confirmar lo ricas y melosas que quedan así las costillas. Es una receta de Carme Ruscalleda y no tiene fallo. Y trabajo tampoco dan mucho. La única cosa es que hay que prepararlas con antelación, pero se conservan en su aceite hasta dos semanas y el día que las vayas a comer sólo hay que dorarlas un poco en el horno. La salsa teriyaki la compré del super, pero si tenéis ingredientes la podéis preparar. Al servirlas le ponéis un poco por encima y listo.



Ingredientes 4 comensales


800 gr costilla de cerdo, cortadas en tiras

150 gr sal

30 gr vinagre

3 litros agua mineral

1 atadillo de hierbas

1 litro aceite de oliva suave

10 granos pimienta negra chafados

Salsa teriyaki (opcional)


Pasos

  1. Colocamos las costillas en un recipiente, como un bol grande o cazuela honda. Las cubrimos con los 3 litros de agua, añadimos la sal y el vinagre y lo dejaremos así en la nevera 12 horas.

  2. Pasado el tiempo, retiramos las costillas del agua y las secamos bien, una a una, con papel absorvente de cocina.

  3. Las pasamos a una olla, la cubrimos con el aceite de oliva, añadimos las hierbas y los granos de pimienta un poco chafados con el mortero. Lo llevamos al fuego.

  4. Cuando rompa el hervor, debemos bajar el fuego al mínimo y cocinar así durante dos horas. No queremos que se frían, queremos confitarlas, por eso el fuego debe estar muy muy bajito. Si tenéis termómetro de cocina mirar que el aceite esté entre 60-90 grados. Mi vitrocerámica va del 1 al 9 y las confité en la posición 2.

  5. Con ayuda de una espumadera vamos retirando las espumita e impurezas que suben a la superficie.

  6. Una vez pasadas las dos horas apagamos el fuego y dejamos las costillas enfriar en el aceite donde se han confitado. Una vez frias, se pueden conservar en el mismo aceite dentro de la nevera hasta dos semanas.

  7. Para servirlas haremos lo siguiente: Precalentar el horno a 200ºC. Sacamos del aceite las costillas que vayamos a consumir y las ponemos en una fuente apta para el horno. Las asaremos 10-15 minutos (colocar la bandeja en la parte alta del horno). De esta manera se calentarán y el exterior se dorará quedando crujiente.

  8. Servir las costillas acompañadas de salsa Teriyaki (es opcional, pero combina de maravilla) y de verduras asadas, como calabacín, pimientos rojos, patatas... o en su lugar judías de ganxet.

  9. Veréis que melosas quedan. Os van a encantar, o eso espero.

  10. El aceite sobrante lo podéis gastar para cocinar. Dará un sabor muy rico a vuestros guisos o carnes a la plancha, ya que tiene el aroma de las hierbas.




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo