Coca de vidre

Conocéis este tipo de coca? Algunos de vosotros seguramente sí. Para los que no la conocéis, es una coca típica en Catalunya que se prepara con una masa de pan que se estira muy fina. Para conseguir que quede muy crujiente y brillante como si fuera de vidrio. Se espolvorea con azúcar y luego se riega con anís al salir del horno para que se caramelice y adquiera ese brillo tan característico. Se me hace la boca agua solamente con explicarlo 😂😂. En fin, os invito a probar. Veréis que fácil es de hacer y de comer 😅.



Ingredientes:

6 uds.


Para la masa:

200 gr harina de fuerza

10 gr levadura fresca

50 gr agua templada

50 gr leche templada

5 gr azúcar (1 cucharadita)

Una pizca de sal

25 gr aceite de oliva (2 cucharadas)

Para el acabado:

80 gr aceite de oliva

80 gr azúcar

150 ml licor de anís



Pasos


En un bol ponemos el agua templada, 1 cucharadita de azúcar (5 gr) y la levadura desmenuzada. Mezclamos hasta disolver.


Añadir 25 gr de aceite, la harina y la sal. Amasar hasta conseguir una masa lisa. Unos 8 minutos. Si disponéis de un robot para amasar, ahorraréis tiempo y esfuerzo.


Dejamos reposar la masa 15-20 minutos.


Pasado este tiempo hacemos 6 porciones de más o menos el mismo peso. Hacemos bolitas y las dejamos reposar en la encimera tapadas con un paño, durante 1 hora.


Precalentar el horno a 200ºC con calor de arriba y abajo.


Enharinamos ligeramente la encimera y vamos estirando cada bolita. Formaremos una tira larga y estrecha, de aproximadamente 35-40 cm de largo. Debemos estirar la masa hasta que quede muy muy fina, así quedarán super crujientes como si fueran de cristal.


Forramos con papel de hornear una bandeja y ponemos en ella la cantidad de cocas que nos quepan. En mi caso la hice de dos en dos.


Las pincelamos con aceite de oliva virgen extra y espolvoreamos con azúcar toda la superficie.


Introducir la bandeja al horno en la primera posición empezando por abajo. Hornear unos 10-15 minutos. Las mías a los 13 minutos estaban perfectas. Ir mirando hasta que se vean doraditas. Así estarán más crujientes.


Nada más sacarlas del horno, las pulverizamos o pintamos con el licor de anís, estando aún muy calientes. Así el azúcar se caramelizará dando un brillo extra a nuestras cocas.


Las dejamos enfriar sobre una rejilla mientras vamos horneando otra tanda y así hasta acabar con todas.


Recordad: es muy importante que estiréis la masa para que quede muy fina. Y añadir el anís nada más sacar las cocas del horno. Así cristalizará el azúcar.


71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo