Alitas de pollo fritas

Tenía muchas ganas de publicar esta receta, pero no la hago a menudo porque es de esas cosas que comemos de forma esporádica, un par de veces al año más o menos. Eso sí, el día que las hago, las disfrutamos a lo grande.

Hay que intentar que las alitas queden bien doradas al freírlas. Veréis que las sumerjo después de fritas en una especie de caldo durante unos minutos. Les da un sabor adictivo. Yo no tengo freidora, pero si disponéis de ella para freír las alitas mejor.



Ingredientes 4 raciones


1 kilo alitas de pollo

250 ml jugo de limón embotellado (ver foto)

250 ml vinagre de vino blanco

250 ml agua

15 granitos de pimiento negra

1 hoja laurel

1/2 cucharadita pimentón picante

1 cucharadita pimentón dulce

1/2 cucharadita comino en polvo

Sal y pimienta negra molida

500 ml aceite de oliva suave para freír


Pasos

  1. En primer lugar salamos ligeramente las alitas (no mucho, más adelante les añadimos más).

  2. Ponemos a calentar el aceite a fuego fuerte. Freímos las alitas, en tandas si es necesario, para no amontonarlas. Les vamos dando la vuelta para que se doren por todos lados.

  3. Mientras se van haciendo las alitas, ponemos en un cazo el jugo de limón, vinagre, agua, laurel, los dos tipos de pimentón, pimienta en grano y comino. Llevamos a ebullición y cocemos 5 minutos. Reservamos.

  4. Cuando las alitas estén doradas (en mi caso, tardaron unos 12 minutos), las vamos pasando por el caldo que hemos reservado. Las dejamos dentro 5 minutos. Entretanto, seguimos friendo otra tanda de alitas.

  5. Sacamos las alitas del caldo y las pasamos a una fuente de servir. En este momento las espolvoreamos con sal y pimienta negra molida al gusto. Esperamos 5 minutos y a disfrutar!!


138 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo